Sábado 18 de Noviembre de 2017   |   Un día como hoy...

Partido de Lincoln | Buenos Aires

  Home

Contacto



Portada | Información general | Policiales | Opinión | Cultura y Educación | Deportes | Provincia | Nación | Sociedad

21-08-2017
Hallaron en un pantano los restos del avión que estaba perdido y no habría sobrevivientes



La aeronave que había partido el 24 de julio del aeropuerto de San Fernando, y que había perdido el contacto con la torre de control, fue encontrada el sábado en una zona de muy difícil acceso, cerca del río Paraná Guazú. Desde la Anaz estiman que no habría sobrevivientes.

El avión Mitsubishi (matrícula LV-MCV), en el que viajaban Matías Ronzano, Emanuel Vega y Matías Aristi, que había desaparecido el lunes 24 de julio, seis minutos después de haber despegado desde el aeropuerto de San Fernando, fue hallado en la tarde del sábado por los investigadores en una isla del delta del Paraná, ubicada a 34º1.403′ de latitud sur y a 58º34.289′ de longitud oeste. En una primera instancia no se había brindado información sobre los ocupantes, pero en las últimas horas del domingo y las primeras del lunes, fue creciendo la certeza de que no habría sobrevivientes.
El lugar donde fue encontrado, a unos cuarenta kilómetros de la localidad de Zárate, es de muy difícil acceso, ya que se trata de una zona pantanosa y con profusa vegetación, a unos cuarenta metros del río Paraná Guazú, en la costa norte.
El hallazgo ocurrió cerca de las 17:40 horas del sábado, a la altura del kilómetro 145,5 del río Paraná Guazú, por un avión Cessna 182, perteneciente a la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac), luego de veintiséis días de búsqueda, que habían incluido varios rastrillajes por la misma zona donde la aeronave fue finalmente encontrada. La bajante del río habría sido un factor determinante para que los restos puedan ser visibilizados.




VOZ OFICIAL
El titular de la Anac, Juan Pedro Irigoin, aseguró: “Cerca de las 18:00 horas (del sábado) se detectaron posibles restos de un avión y un lugar como si fuera un cráter. A partir de allí se siguió investigando, viajó un helicóptero de Prefectura y se consiguió llegar al lugar con mucha dificultad, ya que hay mucho barro y vegetación, y se detectaron partes que pertenecerían a la cola de una aeronave”.
“Se ha sobrevolado mucho por la zona y entendemos que se dieron condiciones que modificaron el lugar, como la bajante del río y la lluvia de la madrugada, que lavó y permitió que algunas piezas salgan a la vista”, explicó.
Además indicó: “Está siendo muy dificultoso llegar al lugar. Un barco de la Armada y tres lanchas de Prefectura resguardan el lugar, que se encuentra cercado. La Junta de Investigaciones ya está participando en el sitio y lo más dificultoso va a ser poder remover los restos de la aeronave”.
“La Junta interviene cuidando el lugar, porque todo lo que se encuentre es muy importante para determinar las posibles causas del accidente. Mañana (por hoy) estaremos con más precisión con la luz del día y armando el plan para poder remover los restos, y eso estará a cargo de la Junta de Investigaciones”, precisó Irigoin.
Con el hallazgo de los restos del avión cesó la tarea de la Anac y en su lugar comenzó a trabajar la Junta de Investigación de Accidentes de la Aviación Civil (Jiaac), que será la responsable de difundir los resultados de las investigaciones a su cargo para determinar qué sucedió.
La jueza Arroyo Salgado, un médico forense, el fiscal, el secretario del juzgado y un abogado de cada familia de los tripulantes y el pasajero accedieron ayer al lugar del hallazgo, según informaron desde la Jiaac.
En cuanto al destino de los ocupantes, Irigoin, confirmó este lunes que fueron hallados "restos humanos" en la avioneta y estimó que "no" habrá "sobrevivientes".
"Entiendo que así es", respondió Irigoin consultado al respecto por radio Continental, aunque añadió: "Este hecho está a cargo del Juzgado N 2 de la doctora (Sandra) Arroyo Salgado. Todo lo que sea forense es responsabilidad del Juzgado". Sin embargo, estimó: "Las características del accidente indican que no va a haber sobrevivientes".

EL CASO
La aeronave turbohélice bimotor había salido el 24 de julio a las 14:30 del aeródromo de San Fernando, con un plan de vuelo por el que estimaba llegar a las 18:30 a la terminal aérea de la localidad formoseña de Las Lomitas. Sin embargo, seis minutos después de haber despegado y tras haber recorrido apenas diecisiete kilómetros, había desaparecido de los radares y, desde entonces, no había habido más indicios de su rumbo.
El avión pertenecía a la empresa agropecuaria “Aibal SA” y estaba al mando del piloto linqueño Matías Ronzano y del copiloto Facundo Vega. El único pasajero a bordo consignado en el reporte era Matías Aristi, hijo del dueño de la compañía agraria de Bragado.
Intervinieron en la búsqueda 54 patrullas de reconocimiento de Prefectura Naval Argentina y las Armadas argentina y uruguaya; mientras que, por tierra, se desplegaron equipos tácticos de la Gendarmería Nacional y Prefectura Naval.







Editor propietario Diego A. Falcinelli / B° Obrero C. 46 - (6070) Lincoln - Bs. As. / Tel. 02355-15456819 / 15472401
Edición N° 2794 - Registro de Propiedad Intelectual: 5314523 - lamarcadelincoln@yahoo.com.ar